cableado para rendimiento de mi red ip

¿Cómo optimizar el rendimiento mi red IP?

Actualmente, las compañías necesitan redes que permitan mantener conectados entre sí a los empleados, clientes y proveedores.

¿Cual es la importancia de las redes IP optimizadas?

La base fundamental de la comunicación de datos de las empresas modernas son sus infraestructuras de red y la eficiente gestión de las mismas.

Hay muchas formas de implementar un servicio optimo pero en este post hablaremos del stacking switch, que nos permite trabajar con una sola dirección IP,  y disponer de alta redundancia utilizando los siguiente procedimiento:

  1. Conectamos todos los switches en una estructura de pila bi-direccional por medio de un cableado de alta velocidad en una red IP de área local, lo que nos asegura que si uno de los dispositivos falla, los otros pueden seguir comunicándose.
  2. Como esta pila se comunica con otro dispositivos de la red como si fuese solo uno, permite gestionar toda la comunicación por medio de el mismo al switch central.

También es importante la correcta transmisión de datos, que convierte a los switches en un punto fundamental de las redes que surten de información nuestros dispositivos. Así, cuantos más dispositivos tengamos, mayor será el número de cables y las incomodidades tanto funcionales como logísticas. Gracias a la tecnología PoE, se reducen estos problemas de cableado a la mitad, al permitir la transmisión de datos y suministro eléctrico a través de un único cable.

De esta manera, el switch se convierte en el órgano que suministra energía eléctrica al resto de los dispositivos de la red IP, aunando las dos funciones más importantes de una WLAN: transmisión de datos y de energía. De esta manera, la tecnología PoE abre grandes posibilidades a la hora de alimentar dispositivos tales como cámaras de seguridad, puntos de acceso inalámbricos o dispositivos de voz sobre IP. Así pues, esta tecnología permite eliminar los costes de cableado eléctrico, reduciendo la inversión total de la instalación.

Otra prestación importante de las soluciones de switching es la calidad del servicio o QoS, que permite priorizar el tráfico de datos y asegurar una conexión fiable para las aplicaciones de Internet y VoIP. Las capacidades de gestión y QoS marcan la capa o layer en la que va a trabajar el switch.

Los switches no gestionables (para oficinas pequeñas) no son “inteligentes” y no pueden ser programados, con lo que el tráfico fluye sin alteraciones ni priorización; en cambio, los switches inteligentes permiten configurar QoS por puerto.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *